Thursday, June 14, 2007

S. Kierkegaard de "La rotación de los cultivos"

Olvidar -eso lo quieren todos; y cuando topan con algo desagradable, siempre dicen que quién pudiera olvidar. Pero olvidar es un arte que debería ser ensayado previamente. Poder olvidar depende siempre de cómo tiene uno las cosas en la memoria; pero el modo en que uno tiene las cosas en la memoria depende siempre a su vez de cómo uno experimenta la realidad. Quien insiste en correr apresado por la esperanza recordará de modo que no será capaz de olvidar. *Nil admirari* es por eso la filosofía de la vida propiamente dicha. Cada momento de la vida debe tener un sentido no mayor> del que le permita a uno, en cualquier instante, olvidarlo; por otro lado, cada momento de la vida debe tener para uno el suficiente sentido como para que se lo tenga en la memoria a cada instante. [...] Cuanto más poéticamente se tienen las cosas en la memoria, más fácilmente se olvidan, pues, tener las cosas en la memoria poéticamente sólo es, en rigor, una expresión del olvido. Cuando tengo las cosas en la memoria poéticamente,ha ocurrido ya un cambio en lo experimentado que ha hecho que pierda todo lo que tenía de doloroso.

Labels:

2 Comments:

Anonymous Pequeña Moleskine said...

Me gusta este lugar en el que escribes. Me gusta Kierkegaard. Me gusta la poesía. Benditos sean los franmentos sugerentes de grandes obras aún inexploradas que invitan a encontrarte con ellas... En fin: ¡una suerte encontrar tu blog...!

5:12 PM  
Blogger maría fernanda said...

gracias pequeña!!

6:56 PM  

Post a Comment

<< Home